Member
Already a Member
Register
First Time User
Orígenes Minimizar
Los orígenes del Guadalajara se remontan a principios del siglo XX. En el año de 1906 se reunieron un grupo de amigos, en uno de los almacenes más importantes de la perla de occidente llamado, curiosamente, "La Ciudad de México": Los empleados formaron un equipo de fútbol con el patrocinio de los propietarios de la tienda; encabezados por el belga Edgar Everaert -nacido en la ciudad de Brujas- sé  juntaron con mexicanos, belgas y franceses.
Se motivaron los hermanos Rafael y Gregorio Orozco y el propio Edgar Everaert para fundar el Unión Football Club que, dos años mas tarde, cambiaria el nombre por el de Guadalajara.
Unión, mas que un nombre, fue el símbolo que sirvió para patentizar la amistad y el compañerismo de jóvenes mexicanos, belgas y franceses, que se iniciaron en el grupo.
En la época amateur - o romántica- hubo algunos jugadores extranjeros en el equipo; ya que, además de franceses y belgas se incorporaron algunos ingleses y españoles. Sin embargo, el primer equipo Unión lo conformaron otros fundadores como Calixto Gas, Max Woong, Bonmarck, Ernesto Caire, Esteban y Pancho Palomera, Alfonso Cervantes, Ramón Gómez, Augusto y Calixto Teissier y algunos más cuyos nombres se han perdido en la Historia. El color del uniforme era todo blanco.
Por supuesto que tuvieron que sortear, con éxito, los problemas que se presentaron sobre la marcha; como fue conseguir un balón -directamente de Inglaterra- y asimilar las reglas del juego, aunque se tuviera que prescindir un buen tiempo, del necesario atuendo del futbolista, como los zapatos adecuados, espinilleras, etc. Jugaban con zapatos comunes y corrientes. Además se dieron a la tarea de conseguir un equipo contrincante que se interesara en el fútbol y comprendiera sus reglas. Fueron precisamente los jóvenes que jugaban béisbol en terrenos de la misma colonia Moderna, los que decidieron formar otro equipo de fútbol e iniciar la era histórica del fútbol de Jalisco, lo mismo ocurrió con un equipo del gimnasio Atlético occidental que también entro en la "reta" y fue precisamente con este equipo y el unión que sé jugo el primer encuentro formal en Guadalajara, que ganaron los pupilos de Don Rafael Orozco.
 
EL UNIFORME
En 1908 a 1911 Don Rafael Orozco fue el primer presidente del club; y a el le correspondió el cambio de nombre durante su gestión, de unión a Guadalajara. Apoyando en otra sugerencia de don Edgar Everaert que resultó Histórica. Simplemente, por que en Europa era costumbre que los equipos que llevaban el nombre de la ciudad en que se formaban, les proporcionaba popularidad, simpatía, y muchos partidarios. Fue entonces, con el nombre de "Guadalajara" se adopto el uniforme  con los colores rojo y blanco para el "Jersey" -como le llamaban en ese entonces a la camiseta- con pantaloncillos azules, a propuesta de Don Edgar y como recuerdo del club deportivo Brujéense que, como campeón de Bélgica, usaba los mismos colores en su uniforme.
 
LAS CHIVAS, EL NOMBRE
La gradual Transformación del Guadalajara cobra mayor fuerza desde que nacieron las chivas; mote que en la actualidad sirve de mascota al equipo y de un símbolo representativo al sentimiento de sus muchísimos seguidores en todo el país y hasta de los que viven en el extranjero. Lo que en un principio fue una burla de los acérrimos rivales rojinegros, aprovechándose de una cabeza a ocho columnas que se publico en el diario tapatío "El Informador", termino siendo un emblema de buena suerte y hasta el grito de guerra en los estadios para alentar a los jugadores rojiblancos y estimular el ambiente en las tribunas.
El origen del apodo se remonta a la temporada 1948-49, cuando se jugo la jornada 2; Un Jueves 30 de septiembre de 1948, en el parque Oro de la Perla de Occidente, entre el Guadalajara y el Tampico. La crónica de ese partido se publicó en la pagina 7 con este encabezado a ocho columnas: JUGARON A LAS CARRERAS Y GANARON LAS "CHIVAS" UNO A CERO. Ese fue el titulo que se le ocurrió al jefe de la plana deportiva, Reinaldo Martín del Campo, alías "Anotador", apoyado en que el partido había sido muy malo y en que algunos fanáticos, con el sello rojinegro, se mofaban de los rojiblancos gritando que "parecían chivas brinconas". El encargado de escribir la crónica fue Manuel Gómez Gutiérrez "Magog", quien para nada señala lo que escribió su jefe en la cabeza.
Etapa Amateur Minimizar
Con el nombre de Guadalajara, a partir de 1908, participó en los torneos de la ciudad contra equipos ya formados como: Atlético Occidental, Excelsior, liceo de Varones, Cuauhtemoc e Iturbide; la mayoría integrados por seminaristas quienes ayudaron a sortear las dificultades de aquella época, como buscar terrenos y acondicionarlos para jugar fútbol, explicar profundamente las reglas a los jugadores, así como solicitar la fabricación de balones al talabartalero especializado en ese tiempo Jesús Iñiguez. Fue así que se pudo formar la primera Liga Tapatía de fútbol, en 1908 y cuyo presidente fue Don Rafael Orozco, el secretario Alberto de la Mora y el Tesorero Don Agustín Arce.
En base a su mejor organización, a su entusiasmo y en tener en sus filas a los elementos mas capacitados, el Guadalajara impuso su mejor fútbol y conquistó los primeros títulos: 1908-1909 y 1909-1910, y como homenaje a esos primeros campeones, los recordamos: Edgar Everaert, Alfonso Cervantes, Joaquín Nieto, Miguel Murillo, Gregorio Orozco, Eugenio Cherpenel, Calixto Gas, Agustín Arce, Carlos Luna, Adolfo Orozco, Zenén Orozco, Max Woog y Rafael H. Orozco.
La Revolución mermó un poco el entusiasmo, ya que muchos de los llanos donde se jugaban fútbol se habían convertido en campos de batalla. Sin embargo, el fútbol tenia que seguir y el Guadalajara cambió sus campos de practicas, por varios años, al sitio donde se encuentra actualmente él "circulo francés" y que entonces le llamaban "campos de las bases chicas".
Contra viento y marea sé jugó la liga 1910-1911 y los campeones fueron los seminaristas del club Liceo, quienes se habían convertido en verdaderos contrincantes de los rayados rojiblancos; aunque estos, a su vez, recobró él titulo al año siguiente, precisamente fue el año de transición de directivas; Ya que Don Rafael H. Orozco dejaría la presidencia a su hermano Gregorio, para un periodo de dos años. Se habla de dos socios fundadores del club Guadalajara que lucharon en los tiempos más difíciles; tanto por los estragos que ocasiono la revolución, como por la carencia de jóvenes que practicaran el fútbol. Era la época en que el Guadalajara jugaba en el parque de la cervecería "La Estrella".
Mucho le debe pues el fútbol de Jalisco a Don Gregorio Orozco, por su tenacidad y afición; por su perseverancia para conservar la liga y porque, al menos por dos años mas, se desarrollara el campeonato de fútbol, ante la carencia de canchas y las muchas dificultades que surgían por todos lados.
La época amateur fue, sin duda, muy brillante para Guadalajara; ya que consiguió acumular, doce títulos en el fútbol de primera fuerza de Jalisco, por ocho del Nacional y cinco del Atlas, por mencionar a los mas destacados, de 1908 a 1943.
La Evolución del fútbol en Guadalajara fue tan importante, que allá por 1926 se propusieron formar una selección Jalisco; que fuera un digno representante de la ciudad, teniendo como base a los mejores elementos del Guadalajara, Atlas, Nacional, Morelos, y Oro. Con la sana y provechosa intención de que ondeara una sola bandera: La azul y oro de la Selección Jalisco que al paso del tiempo, ayudo enormemente para que la liga mayor de aquella época cobrara mas fuerza. Se establecía en esa forma la plataforma que requería el fútbol de Jalisco, el fundamento cuya representación motivara a los aficionados tapatíos y los indujera a la superación.
Podemos asegurar que a esas primeras figuras de la selección jalisco: José "Pelón" Gutiérrez, Fausto y Max Prieto, Reyes "Terile" Sánchez, Luis Reyes, Teofilo "Tilo" García, Victoriano "Zarco" Vázquez, Pablo "Pablotas" González, Manuel "cosas" López y Wintilio Lozano, fueron el germen que dio vida a la integración del Guadalajara en la época profesional del fútbol Mexicano, fueron, también, el cimiento sólido de un equipo Guadalajara que estremecería multitudes y que haría historia por sus muchos títulos conquistados hasta convertirse en lo que es hoy todo un fenómeno Social.
Campeonatos Minimizar

Primer Campeonato: 1956-1957

 

1956-1957

 

Fue indudable que la estela de fracasos y el fantasma del "ya merito" ayudaron considerablemente en la reestructuración del plantel para la temporada 1956-1957; un acierto que se le abona al argentino José María Casullo, porque él fue quien tuvo el conocimiento requerido para que fueran cuajando los entonces jóvenes Guillermo Sepúlveda, José Villegas, Pancho Flores, "Chololo" Díaz, Chava Reyes, "Mellone" Gutiérrez y el "Pina" Arellano, quienes alcanzaron la consistencia necesaria, apoyados en la valiosa aportación de los experimentados Pedro Ñuño, Juan "Bigotón" Jasso, Tomás Balcázar,  Angel "Chato" Vázquez y el "Tubo" Gómez. Además de la participación de Sergio Pacheco Otero, así como la aparición del "chamaco" Sabás Ponce quien fue la sensación al final del torneo.

El uruguayo Donaldo Ross fue contratado desde la temporada anterior por la directiva que encabezaba Antonio Levy Villegas y ya pudo dirigir los últimos ocho partidos. Por consiguiente, el conjunto tuvo los cimientos firmes y el respaldo de otra directiva cuyo presidente fue Evaristo Cárdenas, quien contó con el entusiasmo de los hermanos Alejandro y Nacho Magaña, Jaime Ruíz Llaguno, Salvador Hernández Montes y Gabriel Orózco Angulo, para que las relaciones con los jugadores fueran estupendas durante la campaña.

El fervor de los aficionados creció desmesuradamente, en la misma medida que el equipo sorprendía y encadenaba sus triunfos. En esa misma proporción la manifestación popular y de todas las clases sociales del país se fue agigantando, por terrible y formidable; porque se sabia de la responsabilidad que representaba para los jugadores el tener que responderle a los aficionados, de una vez por todas, con el titulo de liga que estaban esperando.

Como los jugadores sabían que todo lo que les rodeaba era excesivamente grande, no dejaban de sentir asombro y, por momentos, hasta miedo de volver a fracasar. Pero esa fuerza que emanaba del vigor de los fanáticos rojiblancos, así como el odio de los fanáticos americanistas y la eterna envidia de los rojinegros del Atlas, impulsaban a las Chivas a ofrecer toda su capacidad futbolística, física y mental. 

Y hubo muchos factores que influyeron en la conquista del primer título, los cuidados de los dirigentes y el administrador Luis Santillán, pagador de las quincenas, así como la atención del Doctor Alfredo García Silva y del celebre Anacleto Macías "Tolán"  que como utilero, atendió de maravilla y no hubo un sólo lesionado en todo el torneo. Distinción que también merece el profesor Manuel Uriarte Tovar quien, como preparador físico y masajista, fue pieza importante en la preparación físico-atlética del plantel. 

Del mismo modo, no se puede omitir al grupo de suplentes que conservaron su mejor forma para entrar al relevo cuando fuera necesario, los arqueros Miguel "Chilaquil" López, Conrado Pulido y Vicente González; los zagueros Salvador "Tepa" Gómez, Rafael Verónica y Salvador Lima; así como los volantes y delanteros Luis de la Torre Martínez, Gabriel Martín del Campo, Oscar "Pájaro" Ruiz Llaguno, José "Chivo" Cázares, José de Jesús "Carnes" Hernández, Humberto Pérez, el colimense Heliodoro "Babuchas" Fuentes, Arnulfo Salcedo, Jesús "Perico" Galván y Víctor Cabrera.

El Tecnico Donaldo Ross, por su parte, solamente dispuso catorce jugadores durante el torneo; con una formación táctica (3-2-5) que se mantuvo como local y como visitante, con  las obligadas variantes sobre la marcha, si era necesario. Y así se marcaron 47 goles en 24  partidos y se aceptaron 22 tantos. Al final del torneo, Crescencio "Mellone" Gutiérrez sumó 19 goles y fue el campeón goleador. 

Después de todo, la fecha del 3 de enero de 1957 será histórica por muchos motivos; porque por primera vez  se coronaba campeón  de Liga un conjunto netamente mexicano, como ha sido la línea nacionalista del Guadalajara a través  de su historia; un aspecto tan importante que se ha mantenido durante más de sesenta años, en la etapa profesional, ya que señaló la pauta a seguir, en exclusivo beneficio del fútbol mexicano sin ayuda de extranjeros. Además, las Chivas pudieron provocar que se multiplicara el fervor de los aficionados de todo el país hasta convertirse en un fenómeno social.

Ese día, por la noche, el Guadalajara derrotó al Irapuato por 1 a 0, con gol de Salvador Reyes, para adjudicarse su primer título de Liga. Las alineaciones fueron las siguientes: 

Guadalajara: Jaime "Tubo" Gómez, Pedro "Chato" Ñuño, Guillermo "Tigre" Sepúlveda, José "Jamaicon" Villegas, Juan "Bigoton" Jasso, Francisco "pancho" Flores, Isidoro "Chololo" Díaz, Salvador Reyes, Crescencio "Mellone" Gutiérrez, Sabás Ponce y Raúl "Pina" Arellano. Técnico: Donaldo Ross.
Irapuato: Quevedo, Figueroa, Villalobos, Torres, Zárate, Manzonatti, Sanson, Liborio López, Jones, "Mon" Rodríguez y Flores. Técnico: Fernando "Gavilán" García.

El árbitro fue Fernando Buergo. 
 
También fueron campeones: Ángel "Chato" Vázquez con 14 juegos jugados, Tomás Balcázar con 4 y Sergio Pacheco Otero con 2. 

Campeonísimo Minimizar
Para alcanzar una manifestación relevante, así como el admirable entusiasmo en la conciencia de los aficionados, Chivas tuvo que batallar mucho durante cinco temporadas -de 1951-52 a 1955-56 -; una época en la que los enemigos gratuitos de las Chivas,  les adjudicaron el mote del “ya merito”. Una mofa tan repetida que ya parecía un fantasma qué trataba de evitar que el Guadalajara lograra los ansiados títulos y la satisfacción de millones de aficionados.
Después de esta reflexión temporal en el fútbol profesional de México, queda claro que los variados acontecimientos que se presentan son circunstancias que depara el destino de cada equipo y sus futbolistas; que los sucesos adquieren significados distintos de acuerdo a la importancia que se les quiera dar. Porque ese “era el ya merito” de las chivas, quizás haya sido necesaria, pero no fatal, pues con el tiempo se vio que fue necesario todo lo que dio en esa etapa, por que era menester para conseguir un fin; ahora si que el encadenamiento de títulos de Liga, Copa México, Campeón de campeones, Copa de oro de Occidente, Pentagonales Internacionales y de Campeones de la CONCACAF, favoreció para que el Guadalajara se ganara a pulso el mote de “Campeonísimo”.
Campeonísimo fue el nombre que se le dio al equipo que representó a Chivas en esta  etapa de la historia, pues la hazaña conseguida por este grupo de jugadores es hasta hoy inigualable pues se gano 8 títulos de liga, 2 copas México, 7 Campeón de Campeones, 4 copa Oro Occidente, 3 Pentagonales Internacionales, 3 de Campeones de CONCACAF y un torneo de la ciudad de Guadalajara, para sumar 28; teniendo como técnicos campeones a Donaldo Ross, Arpad Fékete, Javier de la Torre y Jesús “chuco” Ponce.
 
Se reconoce la participación y colaboración de todos los jugadores de Chivas de finales de los 50´s y de los 60´s, quienes fueron los que hicieron posible las glorias alcanzadas y quienes forjaron el equipo que gano todo, pero se destaca aquellos que son considerados jugadores campeonísimos y son quienes participaron en cuatro campeonatos o más de los ocho conseguidos, a continuación los elementos que cumplen con ese principio:
 
  • Agustín Moreno
  • José Arturo "Cura" Chaires Rizo
  • Crescencio "Mellone" Gutiérrez
  • Francisco "Panchito" Flores  Córdoba 
  • Francisco Jara Garibay
  • Guillermo "Tigre" Sepúlveda Rodríguez
  • Héctor Hernández García
  • Ignacio Sevilla Mtz.
  • Isidoro "Chololo" Díaz Mejia
  • Jaime "Tubo" Gómez Munguia
  • Javier "Cabo" Valdivia Huerta
  • Javier Valle
  • José Efrèn "Jamaicón" Villegas Rivera
  • Juan "Bigotón" Jasso Martínez  
  • Raúl "Pina" Arellano
  • Sabas Ponce Labastida
  • Salvador "Chava" Reyes

Copyright 2010 chivascasablanca.com.mx Terms of Use    |    Privacy Statement